Los remedios para el herpes genital masculino que podrás leer aquí tienen algo en común, y es que pueden acelerar la curación del herpes debido a que son remedios naturales, pues son muy efectivos para devolverle la salud al cuerpo.

algunos consejos para el herpes genital

Puedes leer a continuación cómo aplicártelos y cómo te ayudarán combatiendo el herpes.

Remedios para el herpes genital masculino

Lisina

Antes de cualquier remedio que puedas aplicarte, te recomiendo consumir un suplemento de lisina. Este es un aminoácido necesario para la reparación de tejidos. Cuando quieres eliminar las ampollas, tu cuerpo demandará tener nutrientes necesarios para esta labor, por ello, la lisina es muy importante si quieres que las ampollas desaparezcan pronto.

Limón

limón para curar el herpes labialPara aplicarte limón, solo tienes que partir uno por la mitad y extraerle el jugo. Vierte este en un recipiente pequeño y, después, empapa un trocito de algodón con él para aplicarte sobre las ampollas.

Lo más seguro es que te arderá al ponerte el limón en la zona afectada, pero no debes preocuparte, pues el ardor dura poco tiempo y, además, eso te permitirá saber que el remedio realmente está haciéndote efecto.

El limón te quitará todas las bacterias de las ampollas. Es, por tanto, un remedio ideal si quieres detener rápidamente la propagación de las bacterias, ya que estas empeoran las ampollas y provocan el dolor. Así que vale la pena el ardor que te pueda provocar el limón.

Resveratrol

Se ha comprobado que el resveratrol es capaz de acelerar el proceso de mejora cuando se padece herpes genital. El resveratrol se encuentra en las uvas y también en los vinos tintos. Puedes consumir cualquiera, pero principalmente las uvas, ya que el alcohol tiene efectos negativos en el herpes genital.

>>> Si quieres saber el método exacto para eliminar el virus de tu cuerpo PARA SIEMPRE haz click aquí <<<

Té negro

Al igual que el limón, el té negro puede combatir el herpes genital, solo tienes que preparar una infusión con una bolsita de este té, esperar a que se enfríe y aplicártela de la misma manera que el remedio anterior.

El té negro tiene varios usos medicinales desde la antigüedad. Es un potente antiviral que la naturaleza ha proveído. También lo puedes consumir para obtener sus propiedades por medio de la ingesta. Puedes combinar tanto la aplicación externa como la interna.

Sal de Epsom

Este remedio casero empezará a secar las ampollas. Consigue sales de Epsom y viértelas en tu bañera llena de agua tibia. Revuelve bien todo hasta que las sales se disuelvan en el agua y, entonces, sumerge principalmente tu parte inferior del cuerpo para que la zona afectada por el herpes genital quede expuesta al agua con sales de Epsom.

Espera unos 15 minutos para que las sales actúen y poder retirarte del baño. Después de salir de la bañera, puedes ponerte frente a un ventilador para secar aún más las ampollas. También puedes utilizar un secador de cabello a temperatura fría para secar las ampollas. Evita utilizar una toalla o paño para secarlas, ya que eso podría lastimarte y empeorar las ampollas.

Bicarbonato de sodio

Para secar las ampollas aún más, puedes aplicarte un poco de bicarbonato de sodio en todas ellas. Consigue este compuesto de una fuente limpia, luego toma con tus dedos un poco y espolvoréalo sobre las ampollas. Al caer sobre estas, el bicarbonato de sodio comenzará a absorber la humedad que tengan.

Deja que actúe por un tiempo considerable para que el remedio absorba la mayor cantidad de líquido posible. Para retirarlo, utiliza muy suavemente un pedacito de algodón. Los granitos de bicarbonato de sodio se adherirán fácilmente al algodón porque se encontrarán húmedos.

Sábila

aloe vera para el herpesPara finalizar con el tratamiento, emplea aloe vera en las ampollas. La forma de hacerlo es bastante sencilla. Toma una hoja de sábila y pártela para extraerle el aloe vera que tiene dentro. Solo extrae la cantidad que ocuparás para aplicarte en la zona afectada por el herpes.

Con mucho cuidado y usando un algodón o directamente la yema de tus dedos, aplícate el aloe vera en todas las ampollas. Lo mejor es que dejes el aloe vera actuar durante toda la noche, así que te recomiendo que la apliques antes de ir a dormir.

Recuerda que cuando te apliques cualquiera de estos remedios para el herpes genital masculino debes lavarte bien las manos antes y después de la aplicación, pues así evitarás infectar a otras personas o propagar más el herpes por tu cuerpo.

Todos estos consejos te van a servir para reducir el dolor, pero es importante que elimines el virus de tu cuerpo para no volver a sufrir ningún brote. Y para ello te recomiendo el tratamiento natural que yo utilicé, que es la guía Adios Herpes de Roberto Torres. Haz click aquí para conocerla